Apliques

Fruto de una búsqueda personal, de una reinterpretación de la técnica Tiffany, surgen estas esferas de vidrio y metal; de 18 y 25 centímetros de diámetro. Sumamente ligeras pero resistentes, pueden aplicarse fácilmente a muros, plafones o simplemente apoyadas en una superficie. Permiten filtrar, tamizar y sobretodo colorear la luz de lámparas o velas.